domingo, 15 de mayo de 2011

ENTRE-VISTAS, el paraguas

8 comentarios:

ANET DUNCAN dijo...

Bueno, bueno, bueno.
Siempre genial..algunas fotos muy divertidas.

Tu paraguas esta abajo ... "Se ha habilitado la moderación de comentarios. El autor del blog debe aprobar todos las comentarios."

Freedom of speech?

Con afecto

xxx
Anet

Jordi Pascual Morant dijo...

Gracias por el comentario, Anet.
La moderación de comentarios me sirve para saber cuándo los hay, los acepto todos.

Siempre Freedom.

besos.

Ataúlfa Braun dijo...

Siempre me gusto el paragüas de Mary Poppins ;))

Un petó!!

PD.: pobre Friedrich...

Humbert Sanz i Vaqué dijo...

Buenísima, como siempre, esta nueva Entre-vista... hoy sobre el bendito paraguas... Tus textos me han evocado el fragmento de un poema de Javier Alvarado:
"Ahora mismo llueve y de mi nariz siguen lloviendo vestigios de un mundo despertado. Sueño? Pesadilla? Traedme el abrigo, el paraguas y que lluevan poemas por doquier...!"
Un paraguas -¡o quizás dos!- hubiéramos agradecido en nuestro último paseo por Barcelona...
Una abraçada!

Jordi Pascual Morant dijo...

Ataúlfa,
este blog se resguarda bajo el paraguas de Mary, pues mi imaginación vuela con él.

Friedrich, como Miles Davis o Glenn Gould, de espaldas al público.

Fins aviat!

Jordi Pascual Morant dijo...

Humbert, creus que hi ha algún paraigues que resisteixi el pes de l'aire? Interesant conversa la d'aquell dia, com aquest poema d'Alvarado.

una abraçada

Camino a Gaia dijo...

Jordi, has optado por el formato vídeo y yo no tengo banda ancha. Me hago una idea por los comentarios y por los 12 segundos que he conseguido descargarme hasta la primera frase:
¿El pensamiento es un paraguas que más allá de buscar la verdad se refugia de ella?
Creo mas bien que la verdad es un océano y el pensamiento es un pez con memoria de tres segundos.

Un abrazo

Jordi Pascual Morant dijo...

Camino a Gaia,
totalmente de acuerdo, será por eso que nos olvidamos pronto de las verdades que aprendemos en esta vida,
o quizá es mejor olvidar lo que tal vez son falsas verdades.

Un abrazo